Tartas y postres para niños

Ahora que la cocina se ha puesto tan de moda, podemos encontrar por todos sitios recetas “maravillosas”, fáciles y rápidas, para elaborar tartas caseras y celebrar los cumpleaños de los niños, y para todo.

Si analizamos los componentes de esas recetas, vemos que, en muchas de ellas, los ingredientes mayoritarios son mantequillas o margarinas y quesos (o productos denominados quesos y que no lo son, porque son productos industriales elaborados saturando grasas y añadiendo diversas sustancias).

Estoy hablando de esos dulces que llevan 400 gramos de queso, 250 de mantequilla, azúcar y otras cosas: una barbaridad.

Por supuesto tenemos recetas, de las de siempre, para hacer un bizcocho con azúcar, aceite de oliva o de girasol, harina y huevos. Ese bizcocho servirá de base para hacer una tarta, añadiendo una mermelada, por ejemplo, y muchísimo más sano que las tartas con queso y mantequilla en grandes cantidades.

Más fácil aún es elaborar macedonias de frutas troceando diversas frutas y con zumo de naranja y un poquito de azúcar, y adornándolas, a veces, con un poco de merengue (clara de huevo batida a punto de nieve: facilísimo de hacer), espolvoreado con un poco de canela.

Puedes ver lo bonito que queda un plato de postre con rodajas de kiwi, alternando con rodajas de naranja o gajitos de mandarina, y con un pegote de merengue. Usa tu imaginación para elaborar platos de postre de colores atractivos, que llamen la atención de los niños y les apetezca tomarlos.

También puedes preparar un postre triturando piña (o melocotón, neftarina,…) junto con un yogur natural, desnatado o no, el zumo de un limón y una o dos cucharadas de azúcar. Una vez triturada la fruta, ponla en el congelador, removiendo de vez en cuando. Sirve como sorbete: riquísimo. Le encantará a toda la familia.

En recetas de bizcochos elaboradas con aceite (de oliva o girasol y sin otras grasas), añade pasas, nueces en trocitos, una manzana picada….. verás qué ricos y apetecibles resultan, y no sólo para elaborar tartas, sino para tomar en merienda y desayuno en lugar de esa pastelería industrial, tan nefasta para nuestra salud y que cada día se consume más, sin percatarnos de lo perjudiciales que son para nuestra salud, sobre todo si las tomamos con cierta regularidad.

De todo esto y mucho más, puedes leer comprando ahora mi libro “Régimen para adelgazar para personas que se quieren”.

Publicado en cocina práctica, Hábitos sanos, postres | Etiquetado , , | Deja un comentario

Etiquetas

Todo llega: parece que a finales de 2016 ya tendremos las etiquetas de los alimentos elaborados y envasados, completas.
Esto quiere decir que tendremos más elementos para poder elegir adecuadamente aquello que queremos comprar.

¿Te interesa? Pues sigue leyendo…

Las etiquetas deberán detallar si es aceite o grasa y qué tipo de grasa (saturada, insaturada, trans,…) lleva el alimento en cuestión, la cantidad de proteínas, hidratos de carbono y de sal, y otros componentes (estabilizantes, aromas… etc).

Otro dato importante es que deberán llevar recalcadas aquellas sustancias que causen alergia y entren a formar parte del producto elaborado: será más fácil de detectar para las personas que sufran alergias por alimentos.

Naturalmente si nos queremos un poco, tenemos que descartar todo lo que lleve grasas “trans” (son grasas sintéticas-no naturales- y saturadas), pero también las grasas naturales vegetales saturadas, tales como las de palma y coco (son nefastas para el colesterol, los triglicéridos, las arterias, el cerebro…. Y para todo).

Aquí quiero resaltar que no todo lo natural y vegetal es bueno: ni hablar. Lo bueno es el aceite de oliva, y el de girasol, nunca las grasas de palma y coco.

Las etiquetas también nos informan de una serie de sustancias que se añaden a los alimentos para mejorar su aspecto, el sabor, la textura, el color, etc. Son los espesantes, aromatizantes, colorantes y un montón de “tantes”. Pues bien, a este respecto, por muy legales y autorizados que sean y estén, cuantos menos “tantes” lleve un alimento, mucho mejor.

En general, un alimento es mucho más sano cuanto menos elaborado y manipulado esté y cuando lleve las menos grasas, salsas y sustancias añadidas.
Por esta razón, es mucho mejor, si dispones de poco tiempo para comprar y cocinar, que compres alimentos crudos congelados.
Los congelados crudos se cocinan en pocos minutos, conservan todas sus vitaminas, sales minerales, y tienen todo su sabor y la calidad de lo recién hecho, pero carecen de las grasas saturadas, y otras muchas sustancias añadidas que llevan los alimentos precocinados.

De todo esto, y mucho más, puedes leer comprando ahora mi libro
Régimen para adelgazar para personas que se quieren

Publicado en cocina práctica, conservas, Errores en las dietas, Sustancias añadidas | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La sal

Estamos oyendo continuamente, lo importante que es prevenir enfermedades.
Pues bien, la sal es un nutriente, que si bien es necesario que lo tomemos con los alimentos, su abuso produce más problemas que beneficios.
Si te interesa, sigue leyendo…
La sal es la responsable de que tengamos alta la tensión, y también contribuye a fijar las grasas en las paredes de las arterias, con lo cual éstas pierden elasticidad, y ejercen su función de transportar la sangre de forma menos eficaz. Pero, además, no beneficia nada al buen funcionamiento de los riñones y contribuye de manera importante a retener agua.

Tomamos sal con las comidas que elaboramos en casa, y con muchos alimentos que compramos ya listos para consumir, y que se preparan con grandes cantidades de sal en muchos casos(porque la sal hace que los alimentos se conserven en buen estado más tiempo).

Hagamos un somero recuento de alimentos que contienen mucha sal, y cuyo consumo debemos restringir:
-Encurtidos (pepinillos, cebollitas, guindillas, zanahoria, apio,….),
-aceitunas (negras, aliñadas, rellenas,….),
-quesos (todos los quesos),
-embutidos (todos sin excepción),
-fiambres (todos),
-conservas de pescado (todas),
-otras conservas: tomate, espárragos, berenjenas, pimientos,…
-platos elaborados en conserva,
-platos precocinados.
También debemos incluir aquí las legumbres (lentejas, garbanzos y judías), y las verduras (acelgas, judías verdes,…) que se venden “sólo cocidas”. Todas ellas llevan cantidades importantes de sal.

En resumen: alimentos altamente recomendables como son las verduras y legumbres, por ejemplo, pueden ser muy dañinos si los tomamos con grandes cantidades de sal.

No vale aquello de “tengo prisa” y necesito preparar algo rápido: cocer unas judías verdes congeladas, no necesitan más que 10 minutos…Entonces ¿ qué es lo que falla?
pues sencillamente que no estamos mentalizados y no damos a nuestra alimentación la importancia que tiene. Es importante para prevenir enfermedades y mantenernos sanos y en la mejor disposición psicológica posible.
De todo esto y mucho más, puedes leer comprando ahora mi libro “Régimen para adelgazar para personas que se quieren”.

Publicado en cocina práctica, conservas, ejercicio | Etiquetado , , | Deja un comentario

Rutinas sanas

Acostumbrar a los niños desde muy pequeños a llevar una vida organizada y ordenada, en la que se incluyan los deportes y el ejercicio diario regular y saludable, tanto en tiempo dedicado como en que sea adecuado a la edad, las comidas sanas y a horarios establecidos y razonables, hará de ellos adultos equilibrados que seguirán haciendo, sin esfuerzo lo que aprendieron desde corta edad.

Somos animales de costumbres, y lo normal para nosotros es todo aquello que estamos habituados a hacer: si en casa se cena verdura casi cada noche, cuando no la tengamos la echaremos de menos, y la buscaremos.

Si no abusamos de la sal, el día que nos pongan una comida salada, la rechazaremos. Pero le pondremos sal si lo cotidiano para nosotros es tomar platos con mucha sal.

Hagamos de nuestros niños futuros adultos sanos que no abusen de la sal, que tomen las comidas lo menos elaboradas posible, abundantes en verdura y pescado y con las grasas justas (y siempre que se pueda aceite de oliva y no otras). Que tomen dietas con mucha fruta fresca, y ensaladas. Que disfruten y saboreen comidas sanas, induciendo a sus familias y amigos a cuidar su alimentación y su salud, mejorando así su calidad de vida.

Si desde pequeño aprendes a saborear los platos poco elaborados con verduras “al dente” (cocidas sólo lo justo o al vapor), con poca sal, sin salsas grasientas, …. Es de esta forma como seguirás haciéndolo cuando asumas tú la responsabilidad de tu alimentación. Y también habituarás de esta forma a tus hijos e influirás en tu entorno para que lleven una sana alimentación y sean conscientes de lo que consumen y de su relevancia para prevenir enfermedades y conservar la salud.

Si vas a tomar encurtidos (pepinillos, zanahorias, cebollitas, aceitunas), antes de añadirlos a una ensalada o a cualquier plato, déjalos un ratito en agua para que pierdan parte de la sal que han absorbido cuando los prepararon.
Si vas a utilizar legumbre o verdura que has comprado envasada ya cocida, lo mismo: déjala en agua un cierto tiempo para que pierda sal.

Estos trucos parecen tonterías, pero no lo son: con ello evitas tomar exceso de sal.
De todo esto y mucho más, puedes leer comprando ahora mi libro “Régimen para adelgazar para personas que se quieren”.

Publicado en Alimentación, amigos, cocina práctica | Etiquetado , , | Deja un comentario

La Sal

Estamos oyendo continuamente, lo importante que es prevenir enfermedades.

Pues bien, la sal es un nutriente, que si bien es necesario que lo tomemos con los alimentos, su abuso produce más problemas que beneficios.

Si te interesa, sigue leyendo…

La sal es la responsable de que tengamos alta la tensión,  y también contribuye a fijar las grasas en las paredes de las arterias, con lo cual éstas pierden elasticidad, y ejercen su función de transportar la sangre de forma menos eficaz. Pero, además, no beneficia nada al buen funcionamiento de los riñones y contribuye de manera importante a retener agua.

Tomamos sal con las comidas que elaboramos en casa, y con muchos alimentos que compramos ya listos para consumir, y que se preparan con grandes cantidades de sal en muchos casos (porque la sal hace que los alimentos se conserven en buen estado más tiempo).

Hagamos un somero recuento de alimentos que contienen mucha sal, y cuyo consumo debemos restringir:

-Encurtidos (pepinillos, cebollitas, guindillas, zanahoria, apio,….),

-aceitunas (negras, aliñadas, rellenas,….),

-quesos (todos los quesos),

-embutidos (todos sin excepción),

-fiambres (todos),

-conservas de pescado (todas),

-otras conservas: tomate, espárragos, berenjenas, pimientos,…

-platos elaborados en conserva,

-platos precocinados.

También debemos incluir aquí las legumbres (lentejas, garbanzos y judías), y las verduras (acelgas, judías verdes,…) que se venden “sólo cocidas”. Todas ellas llevan cantidades importantes de sal.

En resumen: alimentos altamente recomendables como son las verduras y legumbres, por ejemplo, pueden ser muy dañinos si los tomamos con grandes cantidades de sal.

No vale aquello de “tengo prisa” y necesito preparar algo rápido: cocer unas judías verdes congeladas, no necesitan más que 10 minutos…Entonces ¿qué es lo que falla?

pues sencillamente que no estamos mentalizados y no damos a nuestra alimentación la importancia que tiene. Es importante para prevenir enfermedades y mantenernos sanos y en la mejor disposición psicológica posible.

De todo esto y mucho más, puedes  leer comprando ahora mi libro “Régimen para adelgazar para personas que se quieren”.

 

 

Publicado en conservas, Embutidos, Errores en las dietas | Etiquetado , , | Deja un comentario