¿Qué comemos hoy?

Hay días en que no se nos ocurre qué preparar de comida, y además en todas partes nos facilitan platos preparados de una variedad asombrosa, tanto de comida tradicional, como platos de lo más exóticos: carnes, pescados, platos de cuchara, de pasta, vegetarianos…. Es muy fácil dejarse seducir por el plato servido a domicilio sin tener que meterse en la cocina.

Además, esto evita tener que comprar….la pérdida de tiempo en ir a la compra, pensar y organizar la comida, la cena, y, otra vez la comida, la cena….

Para no caer en la tentación y las malas costumbres, lo mejor es dedicar un ratito a la semana en dejar “semi-organizadas” comidas y cenas, y comprando lo no perecedero que podamos almacenar en casa, y los congelados.

Una buena idea es dejar previsto la posibilidad de disponer de comidas de rápida y fácil preparación, para esos días que vayamos más justos de tiempo, y no podamos dedicar mucho rato a la cocina, o no sepamos con seguridad si comeremos en casa o no.

Como sufrimos una oleada de información de cocina, podemos aprovechar para ver nuevas recetas, modificar otras…. Para innovar. Y esto porque la mejor forma de alimentarnos es comer de forma variada: comer de todo sin abusar de nada. Esta es la manera de no tener carencias de vitaminas ni de minerales, que son importantes para mantener la salud.

Cada día, además, se nos hace más hincapié en que los alimentos son mejor cuanto menor sea su transformación en la cocina. Es decir, no conviene cocinarlos a altas temperaturas durante mucho tiempo porque pierden muchos de sus mejores valores (vitaminas, ácidos grasos que se saturan…..), por ello es aconsejable elegir lo crudo antes que lo cocinado, y la plancha más que horas de horno.

Hagamos uso de la imaginación y preparemos ensaladas completas, con todos, o casi todos sus componentes crudos, sin olvidar que lleve proteínas. Por ejemplo a la simple ensalada de tomate y lechuga podemos añadir un poco de jengibre rallado (lo podemos congelar limpio y rallado), zanahoria rallada (se puede congelar así, para utilizarla cuando convenga), aguacate picadito, manzana en trocitos, unas pasas, piñones, nueces picadas, kiwi en trocitos. Si ponemos una latita de atún escurrido, o jamón serrano en trocitos y la terminamos aliñando con aceite extra-virgen y vinagre balsámico, conseguiremos que se apunten a tomar ensaladas hasta las personas que se jactan de odiar todo lo verde, o que pasan de ello.

De todo esto y mucho más puedes leer comprando ahora mi libro “Régimen para adelgazar para personas que se quieren”

 

Publicado en cocina práctica, conservas, Hábitos sanos, Organizarse | Etiquetado , , | Deja un comentario

Hidratarse bien

Siempre, pero más en épocas de calor, y en veranos especialmente calurosos, conviene tener en cuenta, que una adecuada hidratación puede evitar problemas de salud, que podrían ser importantes sobre todo en ancianos y niños pequeños.

Te interesará…. Sigue leyendo.

Tanto los niños (bebés sobre todo), como las personas de edad avanzada, pueden no notar la necesidad de reponer líquidos, y por ello, es importante que vigilemos que ingieren los alimentos líquidos suficientes. Que muchas veces no es necesario tomar como tales líquidos: podemos darles frutas y verduras ricas en agua que pueden resultarles más agradables y apetecibles, alternando con zumos y agua, o leche fresquita con algún ingrediente que la haga más agradable al paladar (un poco de canela y azúcar, por ejemplo).

Preparar postres o batidos a base de fruta y servirlos fríos  y jugando con una buena presentación que los haga más bonitos, puede ser importantes para habituar a la gente menuda (y mayores) a que se hidraten correctamente, al tiempo que toman vitaminas, sales minerales y otros elementos tan importantes para mantener la salud.

En esta época de auge de la cocina, se da todo tipo de platos, incluidos aquellos que presentan la fruta cocinada: esto es un error, puesto que al calentarlas pierden muchas de sus vitaminas, al sufrir éstas alteraciones por efecto de eses calor. Tenemos que procurar tomar las frutas tal cual las conocemos o con las menos transformaciones posibles (si es zumo tomarlo inmediatamente después de preparado), y mejor licuar una fruta que hacerla zumo, y, en ambos casos, consumir tan pronto como se prepare.

Siempre, pero aún más en verano, es una buena costumbre empezar el desayuno con un par de frutas de temporada. Si te acostumbras a ello, te será difícil después prescindir de esa primera fruta del día.

Prepara licuados de diferentes frutas cada vez: sus colores atrayentes, su sabor (endulzado con un poco de azúcar si fuera necesario), y su temperatura (fresca, no demasiado fría), los hará muy agradables de consumir tanto a los niños como a los adultos, y también a los más mayores.

De todo esto y mucho más, puedes leer comprando ahora mi libro: “Régimen para adelgazar para personas que se quieren”.

Publicado en Agua, Dietas, Hábitos sanos, Vitaminas | Etiquetado , , | Deja un comentario

EL CALCIO

Hoy hablaremos del calcio y de la costumbre de “mentalizar” a las mujeres menopáusicas y mayores para tomar constantemente calcio, y hacerlo en cantidades nada despreciables.

Si te interesa sigue leyendo…

Es cierto que la disminución de estrógenos (hormonas femeninas), con la llegada de la menopausia, incide de forma negativa y significativa en los huesos, haciendo que éstos pierdan sales, calcio sobre todo, y se vuelvan más quebradizos. Es por esto que se recomienda, a las mujeres en torno a la menopausia, consumir mucho calcio.

Sin embargo, el hueso, además de calcio, está formado por magnesio y fósforo y precisa de cantidades adecuadas de vitamina D para formarse. Esto significa que si solo se toma calcio y no hay magnesio ni vitamina D en cantidades suficientes, no se formará hueso y ese calcio que no se utiliza para el esqueleto se depositará en los vasos sanguíneos, endureciéndolos y dificultando así la circulación de la sangre.

Por eso es fundamental llevar una alimentación adecuada, es decir, muy variada y que contenga todas las sales minerales y vitaminas que necesitamos.

Ocasionalmente serán necesarios suplementos alimentarios por diversas razones, pero, en principio, una alimentación variada, rica en verduras, frutas y legumbres, no tiene por qué ocasionar déficit ni de vitaminas ni de minerales.

Desde luego debemos tener en cuenta que las verduras crudas, o cocidas al vapor durante poco tiempo, tienen mayor riqueza en sales minerales y vitaminas. Consideremos que una verdura cocida en exceso perderá la mayor parte de vitaminas y sales minerales.

Recordemos, una vez más, la importancia de habituar desde pequeños, a nuestros hijos a comer de todo, a variar los menús y a probar nuevos alimentos, a tomar fruta y verduras varias veces al día, y a consumir abundantes ensaladas en épocas calurosas.

Y, antes de tomar calcio al margen de la dieta, no olvidemos asegurarnos de que nuestros análisis clínicos muestren que lo necesitamos, y que no hay déficit de vitamina D.

Si nuestra dieta incluye el consumo regular de frutos secos (almendras y nueces sobre todo), es variada, y se adapta a la dieta mediterránea, con abundancia de alimentos crudos o poco elaborados, será mucho más difícil que necesitemos aportes extras de calcio, que además, se absorbe mejor si va en los alimentos que en forma de medicamento.

De todo esto y mucho más, puedes leer comprando ahora mi libro “Régimen para adelgazar para personas que se quieren”.

Publicado en Errores en las dietas, Hábitos sanos, Vitaminas | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Azúcar

Hablemos ahora de unos de los alimentos “malditos”, según la propaganda actual: el azúcar.

¿Es tan nefasto como dicen tomar azúcar? ¿Es este alimento el responsable del sobrepeso y las obesidades mórbidas, cada vez más frecuentes y que aumentan sobre todo en personas jóvenes?…… No.

Y creemos que la respuesta es no, por varias razones:

1-El azúcar es un alimento IMPRESCINDIBLE para el cerebro, pero imprescindible como tal azúcar. Es decir, si nuestra alimentación carece de hidratos de carbono y/o azúcar, nuestro organismo, a partir de lo que le demos, proteínas o grasas, se encargará de transformarlos en glucosa (azúcar) para que ésta llegue al cerebro y demás órganos, porque el “combustible” normal de nuestro cuerpo es la glucosa (azúcar simple).

2-Si no tomamos hidratos de carbono (el azúcar en un hidrato de carbono), para que nuestro organismo los queme como combustible, nuestras células se verán obligadas a obtener esos hidratos a partir de lo que tiene: proteínas y grasas. Y esto implica un trabajo extra, sobre todo para el hígado que debe trabajar a marchas forzadas. Y si esta situación se prolonga en el tiempo, puede llevar a un fallo hepático: nuestro hígado puede enfermar….

3-La correcta alimentación debe tener como primer ingrediente, una buena dosis de sentido común, lo que quiere decir, que debe tener de todo (proteínas, grasas e hidratos) en las proporciones adecuadas, que deberán modificarse en función de una serie de variables (edad, actividad, temperatura exterior, etc).

4-La proliferación, cada día mayor, de personas con sobrepeso (más niños cada vez, también), es consecuencia de una alimentación errónea y de falta de actividad física. El ejercicio físico es necesario y saludable para cualquier edad, y, sin ninguna duda, debe ser mayor en niños y jóvenes. Cada edad y situación física requerirá un tipo u otro de ejercicio físico, y requerirá más o menos tiempo, pero sin olvidar que debe ser regular en el tiempo.

De todo esto y mucho más, puedes encontrar comprando ahora mi libro “Régimen Para Adelgazar Para Personas Que Se Quieren”.

Publicado en Alimentación, ejercicio, Errores en las dietas | Etiquetado , , | Deja un comentario

De natas, mantequilla, margarina, y otras grasas…

Cada vez es más frecuente encontrarnos, al leer una receta, que su composición incluye mantequilla, margarina, nata, o algún queso o varios (o falsos quesos), …. Una barbaridad.

Si a las recetas que siempre hemos elaborado con aceite de oliva o de girasol, añadimos cualquiera de esos componentes (margarina, mantequilla, nata o quesos), estamos ESTROPEANDO ESA RECETA; esos añadidos lo que consiguen es que suba la tensión arterial, el colesterol, los triglicéridos… en definitiva que nuestra salud empeore.

¿Por qué razón se elaboran tantos platos con estos productos? Pues está muy claro: exigen poco trabajo y dan mucho sabor a un plato insípido, y además son muy fáciles de manejar en la cocina, incluso por el cocinero más inexperto. Si además son baratos… ya tienes todo lo necesario para entenderlo.

Un plato de pasta de buena calidad está exquisito simplemente con aceite de oliva, ajo y un poco de guindilla…. Si necesitas un “incentivo” para que los niños lo tomen mejor, puedes añadirle unas gambas o un picadito de jamón serrano, y adornarlo con perejil picado o cualquier otra cosa por el estilo, que se te ocurra, pero sin añadir grasas saturadas , ni trans ni cosas por el estilo.

Puedes hacer salsas riquísimas, añadiendo a un sofrito base, alimentos sanos de lo más variopintos.

Por ejemplo si vas a preparar una salsa para carne, y partes de un sofrito de cebolla y tomate a la que añades un poco de pimentón dulce y un poco de harina, una vez hecho el sofrito, puedes añadirle el zumo de una naranja y la corteza rallada de esa naranja. Lo dejas dar un hervor y trituras: verás que está riquísima.

¿Qué tal si renovamos los aliños para ensaladas? Si a un vinagre, normal de vino, o de manzana, o balsámico, añades una cucharadita de miel (bien deshecha), tendrás un nuevo y original aliño para ensalada, a la que además, para hacerla más atractiva y original, podrás añadir trocitos de aguacate, de manzana, unas pasas, o piñones, o nueces picadas…..o mil otras cosas ricas y sanas.

De todo esto y mucho más, puedes leer comprando ahora mi libro “Régimen Para Adelgazar Para Personas Que Se Quieren”.

Publicado en cocina práctica, Errores en las dietas, GRASAS | Etiquetado , | Deja un comentario